Home

Menu Principal

Archivo

Laicismo, Leyes y Libertad Individual PDF Print E-mail
Written by Eduardo Quiroz Salinas   
Thursday, 03 July 2014 17:48

Laicismo, Leyes y Libertad Individual



Ley ObamaCare

 

Hace 4 años en la nación de EEUU se promulgó una ley que fue denominada como ObamaCare y es, en resumen, un plan de salud complementario a los ya existentes seguros médicos, medicare o medicaid. Es llamada realmente “Ley de Protección a los Pacientes y de Cuidados de la Salud Asequibles” (Patient Protection and Affordable Care Act – PPACA) o también se le conoce como “Ley de Cuidados de Salud Asequibles” (Affordable Care Act – ACA).

La Ley ACA fue firmada por el Presidente Barack Obama como tal para dar acceso a los americanos a seguros médicos de calidad de acuerdo a sus posibilidades económicas y reducir el gasto en cuidados de salud,  reformando la industria de los cuidados de la salud, el día 23 de marzo del 2010, y fue confirmada por el supremo tribunal de justicia el 28 de junio del 2012 [Obamacarefacts.com].

Esta ley, en uno de sus varios apartados incluye la oferta gratuita a los usuarios del seguro de distintos métodos de contracepción que el seguro médico gratuito debe costear, entre los que se encuentran los fármacos inyectables, implantes anticonceptivos, dispositivos intrauterinos, diafragmas, otros anticonceptivos permanentes no quirúrgicos y la píldora del día después. El costo del seguro y del medicamento es asumido, según la ley, por los empleadores con más de 50 trabajadores, bajo multa en caso contrario.

 

Resistencia Religiosa

 

Ante el mandato, los empresarios norteamericanos dueños de las compañías Freshway, por una parte, y Hobby Lobby y conestoga Wood Specialties, por otro, se manifestaron en contra de la ley y acudieron a la Suprema Corte de EEUU indicando que, de acuerdo a sus creencias religiosas, Cristianas Evangélicas y Menonitas, se estaban violando sus derechos, pues, según su versión, se hacían cómplices al costear la Pastilla del Día Después a sus empleados, que pueden o no sostener los mismos principios,  y se resistían a cumplir con lo mandatado por la ley.

El proceso se llevó a cabo bajo manifestaciones tanto de grupos de apoyo a la iniciativa como contrarios, esgrimiendo cada uno de ellos las razones que les sustentaban.

Finalmente, el 30 de Junio pasado se dió a conocer el dictamen de dicha instancia judicial norteamericana y en un ajustado fallo, por 5 votos contra 4, se aprobó eximir a las compañías basado en sus preferencias religiosas.

 

Consecuencias e Invitación

 

Expuestos ambos hechos, la promulgación inicial y confirmación en primera instancia, y el reciente fallo adverso para la aplicación homogénea de la ley, aparece inexorablemente la necesidad, no sólo de cuestionarse la situación en el privado mundo de la reflexión individual, sino sobretodo de exponer públicamente y exhortar a las comunidades religiosas, ya sea el Cristianismo en este particular caso, como el Judaísmo, Islamismo, Taoísmo y muchos otros “ismos” que pueblan el orbe de la fé y la creencia, a, de una buena vez, a limitar la aplicación de sus preceptos al espacio otorgado por las personas que, de manera racional y voluntaria, han abierto las puertas de su formación a ellas y han aceptado seguir sus dogmas, directivas, mandamientos o cánones, permitiendo a la totalidad del mundo civil y laico, el debido proceso de decidir por ellos mismos la interpretación y ejercicio de la ética y los valores que regirán sus determinaciones y su vida, por añadidura.

¿Cuáles son las razones que provocan que estos movimientos religiosos traten de imponer a la fuerza, hoy incluso a través de instituciones como el poder legislativo y judicial, sus conceptos?

En particular mi tesis indica dos grandes razones. La primera es la ostentación del poder que han acumulado a través del correr de los años, sea como sea lo hubiesen logrado, permitiéndoles mantenerse vigentes, pese a una población cada vez más alimentada cultural e intelectualmente dada la multiplicación de los medios y ampliación de los expositores; y la segunda, creo la más perniciosa, pues no depende de la primera y tiene un efecto práctico mucho más extenso, que constituye la amalgama entre inmadurez, iniquidad y completa falta de visión de quienes deben, por una parte, aplicar e impartir justicia y, por otra, formular, discutir y crear las normas que regirán los destinos de una nación y su población. ¿Por qué este es el más nefasto? Por la sencilla razón que esta incapacidad de separar las convicciones personales, total y absolutamente respetables sean cuales fueren y siempre sujetas a la ley vigente, de la visión de país y globalidad que debe imperar en el quehacer de todos estos personeros públicos, que debiesen velar por la libertad de todos las personas que se verán afectas por sus decisiones, sin generar polémicas innecesarias al desbalancear o desequilibrar el concierto de creencias y no creencias que forman parte de la libertad individual consustancial a cada uno de nosotros.

La invitación abierta, entonces, a todas las religiones y sus grupos de influencia de poder es a confiar en la propia efectividad y fertilidad de sus enseñanzas dentro de sus templos, para permitir fuera de ellos una sociedad laica, donde no se violen la potestad de obrar por reflexión y elección, albedrío, ni se invadan los marcos éticos que, de manera inalienable, cada uno de nosotros, habitantes de una nación y del mundo, pretendamos erigir como límites a nuestros pensamientos, omisiones y acciones, dejando definitivamente enmarcados en el ámbito privado el efecto del dogma en particular. Por último, extender esta insinuación a todos y cada uno de los miembros de los poderes, legislativo, ejecutivo y judicial que componen un Estado a que dejen de lado el proselitismo innecesario, el integrismo y fundamentalismo, en pos de construir una sociedad más justa, laicista, tolerante, amplia en la magnitud de la palabra y donde el actuar del raciocinio no se vea coaccionado por las murallas y barreras inherentes a los preceptos religiosos, que no interpretan la totalidad de las visiones filosóficas, éticas y conductuales de quienes nos vemos sujetos a cumplir con las normas del territorio donde nacimos o visitamos, dejando la segregación y el factor pecuniario fuera de todo campo de acción, considerando que quienes tienen lo tienen en abundancia pueden prescindir de la territorialidad del efecto y beneficiarse de la globalidad.



Eduardo Quiroz Salinas



Last Updated on Thursday, 03 July 2014 17:58
 

Auspiciadores

Copyright © 2017 eduardoquiroz.cl. All Rights Reserved.
Joomla! is Free Software released under the GNU/GPL License.